9 técnicas que ayudan a calmar hasta el peor berrinche de tu hijo

Loading...
Loading...

Tener un bebé es una de las experiencias más maravillosas y hermosas que le puede pasar a una mujer, y claro por supuesto a la pareja en sí. El amor que puedes sentir al momento de tener a tu bebé en los brazos se multiplica por mil y no te cabe tanto amor y orgullo en el pecho por ese pequeño ser que tú y tu pareja procrearon con amor.

Loading...

Sin embargo, cuando crecen, estas pequeñitas y hermosas bendiciones pueden llegar a sacarte un poco de tu armonía y paz, sobre todo cuando inician la terrible fase de los “berrinches”, el cual es a la edad aproximada de los 2 a 3 años de edad.

Pataletas, gritos y llanto es una de las típicas escenas que personifica tu bebé al momento de entrar en esta crisis, que seguramente es por algo que no accediste a darle o dejaste que realizará, pero el berrinche es como que el mundo se va acabar debido a esa prohibición.

Esos momentos pueden ser bastante estresantes, e incluso puedes necesitar un poco más de paciencia de la que habitualmente necesitas, es por ello que te presentamos estos fabuloso consejos que puedes seguir para calmar las rabietas o berrinches de tu hijo con facilidad.

1. Hazlo reír

Cuéntale un chiste o realiza algo gracioso que haga que tu pequeño se ría y olvide por un momento el disgusto, si logras hacerlo reír, podrás calmarlo. Como dicen por ahí “si te ríes en medio de una discusión o momento de berrinche pierdes” así que mamá, a realizar payasadas para evitar los berrinches de tus pequeños.

2. Canta o dedícale una canción

La música es uno de los métodos de relajación para muchas personas, y este método no es la excepción en los niños. Canta o colócale una melodía en la radio, o reproduce un vídeo musical en Youtube, esto ayudará a que se distraiga y se olvide el porqué lloraba.

3. Adopta una posición firme

Si ya le habías prohibido o negado cualquier acción, no puedes ceder luego que le dé el berrinche, ya que estarías apoyando y demostrando que hacer rabietas para obtener lo que desea es efectivo. Adopta una posición firme pero sin caer en los gritos o amenazas, los niños deben sentirse seguros y apoyarse de un adulto tranquilo y estado emocional sereno.

4. Abrázalo y demuéstrale afecto

Un abrazo calma a cualquier persona, sin contar que los hace sentir seguro, amados y protegidos. Esta técnica puede resultar contraproducente ciertos momentos, también dependerá el grado de enojo de tu pequeño y si se deja abrazar o no. De ser así debes dejar que él se calme y luego hablar sobre la situación, no es recomendable que se aísle o reprima cuando se sienta enfadado.

5. Ten una charla con él/ ella

La comunicación es la base de toda relación, ya sea de pareja o familiar, lo importante es que tu hijo se sienta que lo entiendes. Demuéstrale empatía por lo que le sucede, hazle entender que entiendes el porqué de su enojo y que quieres buscar la manera de solventar lo más tranquila y justa posible la situación, sin dejar al lado o ceder tu decisión.

6. Demuéstrale que lo amas pero que debe ser obediente

Amar a tu hijo no significa ser permisiva en todo lo que él desee, debes colocarle límites y ayudarlo a que los entienda, ya que si no lo haces, hará rabietas o berrinches cada vez que intentes imponerte a sus peticiones.

Demostrarle que tú y tu esposo son la autoridad de la casa, siempre de manera firme pero sin gritos o llegar a la violencia.

7. Enséñale a auto-calmarse

Esta técnica es para esos momentos que tu pequeño se siente estresado o ya ha llorado lo suficiente que es difícil de calmarse, puedes enseñarle a contar hasta 10 y respirar profundo. Esta técnica una vez tu pequeño la domine, será más efectiva si la realiza antes mostrar su enojo, como manera de tranquilizarse antes cualquier disgusto.

Esto es excelente para cuando están fuera de casa, logrando no hacer berrinches en público, luego al llegar a casa puedes conversar con él y saber el motivo de su enfado.

8. Llévalo de paseo.

No se trata de premiarlo, sino de cambiar un poco el ambiente y encontrar la manera de que se relaje y baje la tensión emocional,  puedes llevarlo al parque a jugar con sus amiguitos, o alguna plaza donde pueda distraerse.

9. Previene los berrinches

Saber prevenir los berrinches te dará ventaja con tu hijo, si sabes que no le gusta alguna cosa que le vas a pedir o mandar, trata de informárselo con anticipación y palabras adecuadas. Por ejemplo; si a tu pequeño no le gusta la hora del baño antes de dormir o está jugando y ya debe dormir, informarle con tiempo que dentro de poco llegará el momento de dormir, esto le dará tiempo de jugar un poco más teniendo mejores resultados que diciéndole “se acabo el juego debes dormir”.

Estas acciones te ayudarán a distraer a tu pequeño y terminar con el círculo vicioso que son las rabietas o berrinches. ¿Y tú mamá? ¿Cómo logras calmar las rabietas de tu hijo? Cuéntanos si dispones de una estrategia efectiva que no mencionamos y ayuda a esas madres desesperadas con los berrinches de sus pequeñas bendiciones…

<
Loading...
Loading...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading...