Esta chica se operó la mandíbula y nadie la reconoció – ahora luce así.

La joven de 18 años, Paig Dobson, ha vivido gran parte de su vida atormentada, debido a que su mandíbula sobresalía demasiado, y su dentadura no calzaba. La chica es nativa de Netheravon, Wiltshire.
Al mover la boca o sonreír, su mentón quedaba todo arrugado, y con hoyuelos rodeando la mandíbula. Por eso, sus compañeros se burlaban de ella constantemente, por lucir diferente.

mandibula modif 1
Siempre intentó ocultar ese gran defecto, sin hacer demasiados gestos con su rostro. Claro que mucha gente, lo malinterpretaba, creyendo que siempre estaba seria y enojada, como si fuera miserable todo el tiempo.
En la escuela la intimidaban, e incluso llegaron a perseguirla a casa. Utilizó aparatos dentales durante dos años, con el deseo de mejorar su apariencia de una vez por todas.

mandibula modif 2


A pesar de su edad, tomarse fotos le resultaba una actividad horrible e incómoda, así que tapaba casi todo su rostro.
Cuando su madre le cuestionaba la actitud, ella respondía que se sentía muy miserable.
Su dentista le dijo que los aparatos mejorarían su aspecto dental, pero la mandíbula necesitaba otro tipo de tratamiento.

En concreto, la osteotomía bimaxilar, que podía realizarse en el Hospital de Salisbury, en Odstock, Wiltshire.
Con gran emoción, Paig aceptó someterse a la intervención quirúrgica, que cambiaría su estilo de vida para siempre. En poco más de cinco horas.

El cambio era tan notorio, que ni su mamá podría reconocerla al entrar en la habitación. No solo cambiaron su mandíbula, también su nariz y todas las facciones de su cara. Aunque la recuperación era difícil, el cambio valió la pena, y mucho.

mandibula modif 3
Después de un tiempo, se siente más alegre y viva que nunca. Quiere recuperar esa confianza que nunca tuvo. Se mira en el espejo, y siente que está en otra vida.
Paig asegura que, al ver fotografías antiguas, no se reconoce, y es extraño. Definitivamente también cambió interiormente, pues ahora tiene seguridad en sí misma.
Es innegable que los comentarios hirientes pueden afectar a alguien para toda la vida. Pero Paig, ha logrado sobreponerse a todo, y disfrutar de su nueva sonrisa.
No debemos juzgar a nadie por su aspecto, pues la tolerancia y el respeto siempre van primero. Comparte esta historia, y difunde el valor de la empatía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.