Te mostramos las 5 señales de una persona malagradecida y como evitarlas

Muchos han escuchado o sentido que otra persona es malagradecida, quizá son las personas que no saben recibir un servicio, no se plantean vivir para servir y van por la vida pensando que todo lo bueno lo merecen pero, poco aportan para los demás. 

Pero, hay confusión con el término agradecimiento, muchos esperan al ayudar una retribución obligatoria y otros, solo atesoran la gratitud que reciben siempre y no necesariamente de quién ayudan. Es cuestión de qué se espera al ayudar. Se suele confundir a una persona malagradecida, con una que no cumple con sus compromisos. 

abrazo falso

Agradecimiento proporcional

La dinámica del día a día es compleja, pero siempre hay que tomarse un tiempo para los seres queridos, porque el apoyo mutuo construye buenas relaciones que persisten durante toda la vida, con condiciones solidarias y equitativas. 

Pero, el agradecimiento mal entendido construye relaciones dependientes, en el plano personal, laboral y de todo tipo, incluyendo el social, muchas personas se aprovechan al prestar un favor o una asistencia para solicitar a otros la realización de deberes y/o compromisos desproporcionados, de lealtad o apoyo ilimitado, lo que puede ser inconveniente.

mal agradecido

Es importante reconocer que todas las personas pueden ayudarse y también, ayudar a los demás y momentos en que se amerita de ayuda y otros, donde es mejor cultivar la resistencia para hacerse más independiente. Pero, cuando se recibe una ayuda en el momento propicio, es muy difícil ser malagradecido. A menos, que se tengan ciertas limitaciones.

Cómo se presenta la ingratitud

El tema central, es que las personas que no aprenden a agradecer, no sólo desconocen la importancia de dar las gracias como cortesía, sino también omiten la contundencia de responder al favor recibido, no se percatan de la importancia del apoyo mutuo, siempre están en confrontación con la vida y con las personas que forman parte de su entorno. 

verbo agradecer

Se crean expectativas muy altas, con respecto a lo que recibirán de los demás, pero nunca se preguntan cómo han obrado para merecerlo. Sus contradicciones hacen que vean la vida con egoísmo y olvido, una conducta inconveniente para ser feliz. El desapego de ciertas personas con sus semejantes, amigos y familiares hacen que se comporte de manera infortunada, como:

Siempre requieren ayuda

Las personas que desconocen cómo agradecer, siempre están necesitando ayuda, increíble pero, siempre precisan de apoyo económico, práctico o de cualquier tipo, tienen emergencias muy a menudo y además, dificultades que hacen que pida asistencia permanente.

persona mascara

Solo llaman cuando necesitan

Las personas malagradecidas no dejan tiempo para los demás, solo se acuerdan del prójimo cuando necesitan algo de él. Cuando se le presentan problemas tienen tiempo para llamar a los amigos y nunca hacen una invitación, porque sí todo va bien, no se acuerdan de los demás. 

Esperan la ayuda como derecho

Quienes poco agradecen esperan que los otros les presten ayuda constante y lo consideran un derecho, por amistad o ser un familiar. Pero, no sienten o no expresan agradecimiento, consideran que solo por ser un amigo o familia tienen ganada la asistencia. Además, reclaman los buenos gestos y colaboraciones con otros.

Cobran el apoyo prestado

Cuando han prestado una ayuda, suelen recordar esa ocasión por intrascendente que sea. Sin embargo, poco recuerdan la ayuda permanente y se molestan cuando el otro no tiene los medios para ayudar o simplemente, se olvida de un detalle. 

espejo

Solo importan sus problemas

Esperan la ayuda sin limitaciones, colocan en orden prioritario a sus intereses y condiciones. Son egoístas, ya que no piensan en las necesidades del otro, solo esperan que dejen todo y los ayuden, sin detenerse un momento a reflexionar, sí pueden ayudarlos o no. 

Si los ayudan porque tienen el tiempo y la disposición, muchas veces quieren disponer indiscriminadamente de la agenda de quien los ayuda, hasta en fines de semana y horas inapropiadas. 

la hipocresia

Son ingratos 

Muchas veces, se olvidan de quien los ayuda y se expresan mal de las personas que más los han auxiliado. Pero, hay que huir de expresiones como -muerde la mano de quienes les dan de comer- porque es mejor ayudar sin condicionamientos, quienes exigen recompensa por ayudar pueden cometer abusos, sobre todo sí lo hacen desde la dominación económica o el poder de la autoridad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.