Niño de 4 años celebra el fin de su tratamiento con carteles coloridos y globos

Desde el momento en que llegamos al mundo, nuestra vida está rodeada de fe, esperanza y un gran estímulo individual de lucha que nos hace aferrarnos a la vida con todo lo que tenemos.
A continuación una historia real de fe y esperanza que culmina con un feliz final.

Martín el niño que venció una terrible enfermedad

vence siempre

Les cuento que hoy en Argentina específicamente en Villa Gesell un infante de cuatro años de edad de nombre: Martin gana una fuerte carrera larga, extenuante y difícil contra una enfermedad que afecta mayormente a los niños y que lleva por nombre leucemia linfoblástica aguda (ALL) la cual es tratada a través de la aplicación de la quimio.
El pequeño Martin hoy realizó su última quimio venciendo así este mal, amigos, familiares y vecinos celebraron con globos de colores y alegóricas decoraciones este hecho, todo rodeado de un ambiente grato y lleno de festividad.
Diana la madre del pequeño Martín manifestaba entre risas y lágrimas de alegría lo largo e interminable que fue para todo el tratamiento: rogaba – dijo – «sin cesar por la llegada de este día tan feliz.

family nene

Martín el vencedor

Mi agradecimiento a todo el equipo médico que estuvo a lo largo de este proceso y a todos mi vecinos, amigos, familiares que nos ayudaron tanto económicamente como su apoyo moral y esperanzador a lo largo de este difícil camino.
Por otro lado el pequeño exclamo: ¡soy feliz! ¡De nuevo con salud! E invitó a sus amigos a jugar y les dijo: ya no me quedaré sentado solo viéndolos jugar, ya no hay más fatigas, dolores, sangrado, falta de aire ni debilidad ya no más ¡pobre Martin! ahora soy igual que ustedes.
Mi última quimio me permitirá jugar a la pelota, montar bicicleta, correr y saltar, amigos vamos a festejar mi recuperación y agrego para finalizar: » les doy las gracia a todos los médicos y enfermera que me ayudaron y me apoyaron en esta enfermedad y debo reconocer que cuando salí del hospital por esas enormes puertas de cristal desee no volver a pisarlo y ni volteé a mirarlo para despedirme en mi mente.

gran vencedor
Y confieso me siento mal por ello pase por momentos muy triste cuando me observaba a mis padres llorar en silencio y cuando me decía que todo estaría bien sin embargo veía la angustia en sus ojos y entendí que tenía que poner todo de mi para poder salir adelante «.
¡Lo logre! gritaba Martin hoy es mi última ¡quimio!
La vida está llena de alegría y tristeza pero la manera de cómo lo enfrentamos a esta hace la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.