«No quiero que lo pase mal como yo» Dice la nota cerca de bebé dejada en el suelo

La bebé “apareció” justo delante de la puerta de un albergue cristiano, con nada más que su manta, un biberón con leche, y una de las notas de despedidas más tristes que existen.

En el sitio fue bautizada como María Magdalena, y aseguraron que la pequeña crecerá teniendo conocimiento de que su mamá cometió dicha acción sólo porque quería lo mejor para ella en el futuro.

No se trata de quien hizo lo peor

Si hay algo cierto en la vida adulta es que las vivencias y lo sentimientos que experimentamos son muy individuales. Muy poco podemos llegar a saber las cosas que acomplejan a nuestro prójimo, y es por eso que caemos en juzgar sin tener conocimientos.

El padre Omar, quien se encargó de recibir a la pequeña, y lleva la administración del refugio de la Asociación de las Bienaventuranzas en Villa María del Triunfo, invita a que se dejen de lado los prejuicios y no se juzgue a nadie.

El hecho que la niña haya sido dejada a su suerte en su humilde cama, con el biberón, la manta y la nota de despedida de la madre no les es nuevo. Ya que es algo que han experimentado antes. De hecho, el nombre “María Magdalena” viene porque, en esos casos, lo normal es que se les coloque el nombre del santo del día.

El padre, al igual que los otros funcionarios del albergue hicieron pública su petición de oración por el bienestar de la niña, y de la madre. Además de decir que cualquier ayuda para el sitio será más que recibida.

A pesar de agradecer la labor de organizaciones como estas, que acogen a niños que posiblemente enfrentarían realidades terribles, esperamos que llegue el día en el que nadie deba dejar a sus hijos a la suerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.