Anciano humilde lleva 7 años comprando con billetes falsos hechos por él mismo

En situaciones de hambre y desesperación, muchas personas pueden conmoverse, sobre todo si hablamos en situaciones de pandemia o coronavirus. Esta es la historia de un vagabundo que por más de siete años se la ingenió para alimentarse.
Aunque su idea no es para nada creíble, demuestra que el vendedor tiene un gran corazón al ayudar a esta persona por más de siete años.

kkkkkkkkl

El hecho sucede en la República Popular de China, exactamente en la ciudad de Wenzhou, donde un dueño de tienda de fideos cuenta esta increíble historia que se ha hecho muy popular gracias a los noticieros y a las personas que les ha conmovido el corazón.

klllll2

Nos cuenta que hace siete años, apareció un hombre que no parecía estar muy bien alimentado y que no contaba con fondos suficientes para vestirse adecuadamente o comer, en otras palabras, en situación de calle.
Rápidamente el dueño de la tienda, se dio cuenta que tenía mucho tiempo sin llevarse algo a la boca. Aunque no se atrevió a decir nada, esperó hasta que llegara el momento de pagar para ver qué ocurría.

kkkkkkl3

De manera sorprendente, el hombre sacó un fajo de billetes de su bolsillo y se dispuso a pagar por la comida. Aunque el dueño de la tienda se percató que algo estaba mal con los billetes, decidió aceptarlos y dejar marchar al hombre con los alimentos.

kkkkl4

Sucede que el fajo de billetes, estaba hecho por él mismo, sí dibujados con creyones. Aunque era muy parecido a los billetes reales, cualquiera se podía dar cuenta de la falsificación.
Muy lejos de molestarse, le divirtió la idea al vendedor de la tienda y ha hecho llegar esta increíble historia ya que el sujeto ha vuelto a comprar con billetes hechos por él mismo por más de 7 años.

kkkkkkl5

El joven cita que “Lo que hace solo puede hacerme sacar una sonrisa, me da una ternura muy inmensa”, cuando se le preguntó por qué no le cobraba al vagabundo por la comida o le impedía seguir generando pérdidas en su tienda.
También asegura que algunas veces trae dinero real, pero le cuesta mucho ganarlo es por eso que hace caso omiso si los billetes son falsos o no.
¿Qué te parece esta increíble historia? ¿Ayudarías a una persona necesitada de esta forma o te molestaría por intentar engañarte? Sin dudas, un acto de bondad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.