Adolescente de 19 años compra su propia casa sin recibir ningún apoyo. Dice que trabaja en McDonald’s

El sueño de muchas personas es tener un trabajo estable, comprar un auto y una casa donde vivir el resto de sus días con una familia, por ser un sueño, es posible demorarte más de 3 décadas en promedio.

Sin embargo, esta joven de 19 años llamada Madison Pickering ha logrado comprar su vivienda a tan corta edad, pero lo más sorprendente es que no se trata de una joven con suerte, pues trabaja duro en McDonald’s.

Sus amigos y vecinos afirman que lo hizo con ayuda de sus padres o de otra forma ilegal, pero afirma que todo lo ha logrado con trabajo duro, pues desde los 11 años ya quería tener su casa propia.

Y en cuanto tuvo la edad para trabajar en Australia, es decir, a sus 14 años, no lo pensó dos veces para enviar su currículo sin mucha experiencia y con muchas ganas de aprender, a la sucursal de McDonald’s más cercano.

Afirma que aprendió a ahorrar desde los 11 años, pues siempre sobraba dinero de su mesada y pudo reunir hasta los 14 años, donde supo que debía trabajar para poder lograr su sueño de casa propia.

Además, aceptó un trabajo de tiempo completo donde debía estar atenta a las redes sociales de una compañía, buscando hacer un dinero extra que pudiera ayudarle a alcanzar más rápido sus sueños.

¿Qué ocurre con su educación? Te preguntarás, pues la joven Madison se veía tan decidida a ganar dinero que muchos piensan que no se dedica a los estudios y es todo lo contrario. Al aceptar este trabajo, ya estaba graduada de la secundaria y estaba pensando entrar en varias universidades.

No todo es color de rosa en la vida de Madison, pues debe trabajar muy duro y además, no le aprobaron el primer préstamo que solicitó al banco, pero ese rechazo no la desmotivó o la hizo dudar de sí misma.

En su segundo intento, logró que le aceptaran el préstamo por 300.000 dólares australianos, que en dólares estadounidenses serían 200.000 aproximadamente. Además de un terreno donde comenzará la construcción de su casa desde cero.

Cada semana, visita el terreno con su madre, donde toman fotos para subirlas cuando esté terminada, para mostrar el proceso semana a semana. Esto lo motiva mucho y sus padres están felices de todo lo que ha logrado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.