Tienen 23 años, 11 hijos y sueñan con llegar a 100 para ser la familia más grande del mundo

Christina Ozturk es una joven de 23 años que se encuentra en Georgia, que nos presenta una historia poco común, la joven junto a su esposo Galip un empresario de origen turco, que se encuentran criando a 11 hijos, su mayor deseo es llegar a tener 90 más.

La joven asegura que se encuentra con deseos de formar la familia más grande del mundo y la pareja se encuentra dispuesta a gastar un millón de dólares con el fin de lograr llegar al récord y tiene mucho amor para dar.

Este sueño familiar se ha convertido en un deseo y más aun si su pareja es magnate millonario que desea invertir en maternidad subrogada para lograr llegar a la cantidad de hijos y así conformar los integrantes de su familia.

Christina comenta:” Actualmente tengo 11 hijos con la llegada de mi pequeña Olivia, que nació a finales del mes pasado.  Hace 6 años di a luz a mi hija mayor Vika. Los otros niños son genéticamente de mi esposo y yo, que fueron gestados en vientres sustitutos.

La numerosa familia se encuentra residenciada en la cuidad costera de Batimuti, Georgia, donde el vientre en alquiler es legal. El matrimonio fue anunciado por las redes sociales y desean criar 100 hijos.

 La pareja no desea parar su deseo de tener hijos y no se encuentran listos en para establecer una cantidad concreta, solo se encuentran tranquilos esperando el momento adecuado para finalizar la meta.

Ya son 10 bebés que se han gestado a través del vientre en alquiler donde han invertido casi la cantidad de 10 mil dólares. Para Christina describe el proceso de tener hijos como un arte y es por eso que lo toman de una manera muy natural.

Para lograr que la pareja llegue a la meta se estima que por año deberían tener 12 hijos y tomaría hasta el año 2029, cuando ambos tengan 30 años. Si dejar a un lado la responsabilidad que conlleva el criar a una persona y al transcurrir el tiempo su deseo se hace cada vez más fuerte.

Christina era una madre soltera de una niña de 6 años cuando conoció al Galip, un magnate millonario nacido en Turquía. Para ello se hace un acuerdo de confidencialidad con cada una de las madres que gestaron a sus hijos biológicos.

Se controla en el momento de la gestación la nutrición de las mujeres durante el trascurso de los nueve meses y se elaboran para ellas un estricto régimen de alimentación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.