Sacerdote que predica el fin del mundo desaparece con el dinero de sus fieles, ahora es rico

Gabriel Alberto, es un partor de una iglesia cristiana, el cual le había hecho una solicitud a sus seguidores para que vendiesen todas sus cosas (bienes, propiedades, muebles, etc) y le entregarán el dinero. Esto, debido a que se acercaba el fin del mundo el día 28 de enero y se irían al cielo si cumplían esto y otra cosa más.

Los residentes de Sabanalarga en Colombia, están preocupados porque han sido victimas de una supuesta estafa. Pues el pastor Gabriel luego de haberle predicado por algún tiempo, convenció a cada uno de sus feligreses, para que vendiesen todo y, luego desapareció con todo.

Todo el dinero de la venta de las propiedades de sus seguidores, fue a parar a las manos del sacerdote. Incluso, les pidió a sus colaboradores lo mismo, ya que les decía que no podían tener nada, porque podría ser considerado como lujuria y ambición y eso era pecado.

Y, como era de esperarse, el anunciado apocalipsis el 28 de enero, jamás se cumplió. Este anunció del pastor Gabriel, causó mucho alboroto en las personas, incluso muchos se suicidaron por temor a la llegada del fin del mundo.

Cuando las personas fueron a la iglesia a preguntarle al pastor que había sucedido, simplemente no lo consiguieron y después de varios días, nunca más lo volvieron a ver. Al ver este suceso, los feligreses acudieron a la alcaldía para pedir apoyo y presentar la denuncia sobre lo sucedido.



Este lamentable y vergonzoso hecho, sucedió tal y como en la comiquita de Los Simpsons, donde un hombre perteneciente a una secta hizo que vendieran sus posesiones y luego desapareció con el dinero de sus seguidores, tras haber anunciado el fin del mundo.

Es impensable, ver como esta caricatura puede predecir tales hechos de una manera tan acertada. Esperamos, que las personas afectadas, puedan dar con el paradero del llamado “pastor Gabriel Alberto”

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.