Entra en clase con unos zapatos que no le quedan pequeños y hace llorar a todos

Mary Moraes es una maestra del primer año de primaria, en una escuela de Cruzeiro do Sul, en Brasil, donde aprendió una lección fascinante en cuanto a humildad y generosidad que se alberga en los corazones de los pequeños a quien ella les imparte educación.

La historia a continuación es de una niña en Brasil, quien sorprendió a todos en su clase con un hermoso gesto que tuvo con sus compañeras de clase que las dejo con el corazón pequeñito de tanta emoción, Isabela una estudiante de segundo año, se presentó dentro del salón y se dirigido a sus compañeros diciendo: “Tengo un hermoso par de zapatos número 27, porque ya no me quedan”.

En el salón se encontraban varias niñas. Sin embargo, a solo una de las estudiantes le quedaba ese par, a lo que de inmediato se dirigió a la niña y le coloco los zapatos de una manera muy generosa, se arrodilló para poner los zapatos. La alegría en el rostro de la niña, al recibir los zapatos y saber que le quedaban perfectos, aquí se demuestra que la empatía hacia otros no tiene edad.

La maestra en tono de broma, les dice a sus estudiantes que todavía se estaba recuperando. Esta historia deja una enseñanza a amar y ponerte en el lugar de las otras personas, el dar sin recibir nada a cambio, porque la vida te lo va a recompensar. Aún me encuentro sorprendida, se necesitan más personas así en el mundo.

Estas imágenes fueron publicadas en las redes sociales, con comentario reflexivos por el acto de humildad, donde debemos aprender más de Isabela para vivir en un mundo mejor, siendo muy emotivos cada uno de los mensajes hacia Isabela por parte de los usuarios .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.