Niña de 7 años salva a su madre que sufría un ataque hipoglucémico

Una rápida llamada de Alba a los servicios de emergencia salvó la vida de su mamá. Tuvo que esperar a la Guardia Civil y hacerse cargo de su hermanita.

A sus tiernos siete años, esta pequeña nacida en Sevilla, Espartinas, fue la heroína para su madre, que estaba sufriendo un ataque hipoglucémico, tendida inconsciente en su hogar. Al verla, Alba llamó a Emergencias 112, y se quedó cuidando a su hermana todavía más pequeña, de tres años.

Álvaro Serrano es el papá, y explica que estaba en el extranjero cuando todo sucedió, más precisamente en Rumanía. Comenta que, al parecer, el parche que avisa de la bajada de azúcar sí funcionaba, pero su mujer no despertó. Ahí es que su valiente hija trató de devolverle la conciencia dándole azúcar, lo que lamentablemente fue imposible.

Sin éxito, Alba procedió a tomar el móvil para pedir ayuda. El problema es que no sabía desbloquearlo, pues tenía contraseña, así que usó la opción de llamada de emergencias. La agente que atendió fue excelente, supo cómo hablar a una niña. Además, activaron el sistema de alarma, y así es que su padre pudo enterarse desde Rumanía que algo malo pasaba.

Fueron dos oficiales quienes concurrieron al lugar del incidente, realizando un gran trabajo. Realizaron los primeros auxilios mientras venían en camino los médicos y contuvieron a las niñas. Lo más impactante es que, desde Rumanía, Álvaro Serrano podía ver todo lo que sucedía a través de las cámaras.

Esta no era la primera vez que Nuria Domínguez sufría de hipoglucemia, pero sí que nunca antes había ocurrido estando ella sola con las menores. Gracias a su angelita la situación no pasó a mayores.

Nuria no recuerda casi nada del evento, solo sabe lo que le han contado. Asegura que, al despertar, su primera reacción fue preocuparse por sus hijas. Como madre no podría estar más orgullosa.

Estos padres relatan que siempre han enseñado a su hija mayor lo que debe hacer si es que algo malo pasaba. Comentan acerca de la importancia de instruir a los niños para que puedan manejar situaciones si a sus papás les sucede algo.

Según palabras de Alba, ella despertó por un ruido que hizo su mamá y se dio cuenta de la situación. Supo que lo primero era darle alguna bebida con azúcar para ver si recuperaba la conciencia, pero no hubo efecto.

Los otros héroes del caso son los oficiales de la Guardia Civil, Adámez y Cuenca, que actuaron con rapidez y precisión. Para ellos es importante que los menores se sientan contenidos en estas situaciones, por lo que Adaméz se quedó divirtiendo a Alba mientras su compañero daba auxilio a Nuria.

Definitivamente algo así no se hubiera logrado sin la capacidad de reacción de Alba, y la confianza que tuvo en las autoridades, ya que debió darles las llaves y el aparato para desactivar la alarma. Sin duda, una historia que la familia recordará para siempre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.