El segundo hijo siempre es mucho mas rebelde que el primero

Las madres primerizas a menudo luchan contra las travesuras de su niño o niña. Sin embargo, para mamás con más experiencia, el primer hijo es el más tranquilo y bien portado.

Es como si el segundo fuera consciente de que ya había alguien antes que él, y quiera ganar territorio mostrando rebeldía y siendo travieso.

El primer hijo podrá hacer alguna travesura, es verdad, pero cuando lo regañas entiende y no vuelve a repetirlo, al menos en un buen tiempo. Los segundos hijos siempre opondrán más resistencia a tu autoridad como padre, así que debes tenerlo en cuenta y poner siempre un ojo en ellos.

También sus berrinches son más largos y escandalosos, por cualquier cosa que no les guste. Estos se incrementarán a partir de los dos años, donde será crucial que tengas paciencia, pero sepas llevar la situación.

Estudios científicos en el desarrollo infantil apuntan a que los primeros hijos son más serenos, e intentan seguir los deseos de sus papás. En contraste a eso, un hermano menor querrá independizarse de sus padres y hacer lo que le plazca.

Estas características también repercutirán en sus personalidades adultas, aunque los contextos sean distintos.

A pesar de todo, un segundo hijo es la nueva alegría de la casa, son hermosos seres que vienen a aportar cosas nuevas, además de ser increíblemente tiernos.

Ten en cuenta que estas características son generales y estadísticas, no quiere decir que en tu caso particular sea exactamente así. Los humanos somos muy difíciles de predecir, pero es bueno que tengas una idea de lo que enfrentarás en esta nueva crianza.

Lo importante, a pesar de las diferencias, es forjar un vínculo afectivo irrompible entre los dos hermanos, y que se quieran para toda la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.