Madre se despide de su hijo de 5 años: una historia desgarradora

Fue en octubre de 2020 que Karen recibió una llamada trascendental en su vida. Era del colegio donde iba su hijo Jake, de solo cuatro años. El niño tenía un malestar, que, en principio, consideraron como un simple resfrío.

Sin embargo, después de ir al hospital, la mujer y su esposo Orlando, se enteraron de que Jake tenía un tumor cerebral.                            

                   

Este tumor maligno se forma en el tronco encefálico, afectando la respiración, los nervios y, básicamente, todas las funciones humanas esenciales.

Lamentablemente no se puede curar algo así.

El pequeño fue sometido a un ensayo clínico en Tennessee, su familia todavía lucharía para salvarlo.

Suspendieron todo compromiso personal y laboral para acompañar a Jake. Además, debían cuidar de Lyla, la hija mayor del matrimonio.

Recibieron casi 20 mil dólares en donaciones, que destinarían al pago de viajes y servicios médicos.

Tristemente Jakey, como le llamaban de cariño, murió en junio de 2020. Rodeado de un amor incondicional más grande que cualquier otra cosa.

Actualmente es un símbolo por la importancia de luchar contra el cáncer infantil. Su sonrisa nunca será olvidada, y seguirá cautivando gente e impulsándola por ayudar.

Sus padres dijeron que jamás dejará de resonar en sus corazones el amor por este valiente niño, que fue y seguirá siendo una bendición.

Todo el personal de salud, desde enfermeros a médicos, hizo el máximo esfuerzo por salvar a este niño. Son también unos héroes, a pesar de que el final aquí haya sido inevitable.

Asistieron al funeral sus familiares más cercanos y amigos de la familia, siempre respetando las medidas sanitarias por el Covid-19.

La familia invita a la gente a donar para investigaciones sobre el cáncer, así algún día encontraremos la cura a tan dolorosa enfermedad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.