Maestra sancionada por dar de comer a sus alumnos en clase

Todas las maestras deberían tener un corazón como el de la señora Mankosa, que desborda amor por sus alumnos. Trabaja en una escuela rural, dando clases de primaria. Su función va mucho más allá de la enseñanza, es una protectora para esos niños en situaciones vulnerables.
Por impulso propio y gastando sus recursos, desde hace tiempo ofrece el almuerzo a sus alumnos, además de darles clases de forma totalmente gratuita, por vocación. Esto sucede en una escuela de Nigeria.

Al tiempo que los pequeños estudian, ella apronta un menú para que puedan almorzar dignamente y conservar su buena salud.
Este alimento es fundamental para esos niños, que no tienen suficientes ingresos como para alimentarse de forma digna todos los días.

La crisis por la pandemia de COVID-19 ha empeorado la situación económica de una gran cantidad de personas, pero también ayudó a visibilizar las luchas que libran esta maestra y tantas otras personas nobles de corazón.
A través de las redes sociales, se ha viralizado su vocación, ganándose las alabanzas de miles de personas alrededor del mundo.

En las fotografías se la ve en su labor, y a todos los niños alimentándose en el salón de clase.
Tristemente, las fotos virales llegaron a manos de sus superiores en el sistema educativo, quienes la persiguieron y sancionaron por no cumplir las reglas.
Nos parece inadmisible que algo así suceda contra una persona de tan buen corazón, y de la que dependen tantos pequeños.

La mujer denunció los hechos, asegurando que no dejará de cocinar para sus estudiantes. Así ganó el apoyo de aún más personas, y, quizá, haya impulsado a otros a replicar sus acciones positivas hacia la gente que menos tiene.
Ayúdanos compartiendo esta historia del esfuerzo de una mujer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.