Con 18 años y una discapacidad visual se convierte en la mejor estudiante de su país

María Gabriella Santos es una chica de tan solo 18 años, es decir, apenas tiene la mayoría de edad. Si bien vive con una discapacidad visual, esto nunca le impidió destacarse hasta llegar a ser la mejor estudiante de Brasil.

A pesar de su problema en la vista, María peleará con uñas y dientes por sus sueños, y así está dejando al mundo boquiabierto. Quiere enseñarles a todos que las discapacidades siempre pueden superarse, y no tienen por qué ser obstáculos a las metas que se propongan.

Su logro más destacado hasta ahora, es haber obtenido una calificación excepcional en el examen nacional de bachillerato. Consiguió el primer lugar de todo el país, volviéndose un orgullo todavía mayor para su familia y centro de estudios, así como un símbolo para las personas “impedidas”.

Reside cerca de la ciudad Teresina, más precisamente en Povoado Baixia.
En el examen estuvo muy cerca de obtener la máxima puntuación posible, hizo 940 de un total de 1000 puntos, coronándose así, como una de las mejores estudiantes de todo Brasil.
Nunca pensó en su problema visual como algo que le impidiera progresar en el aprendizaje y su inclusión social. Mucho de esto fue gracias al apoyo de su mamá y la gran educación que recibió.
Como está a las afueras de la ciudad, es decir, lejos del centro educativo, tuvo que ser muy disciplinada con sus horarios.

Joana dos Santos Silva, la madre de María, se especializó en educación para personas especiales cuando supo que su hija tendría problemas visuales. Hoy día está recibida y con el título de licenciada en pedagogía, con profundización en educación especial. No solo ayuda incondicionalmente a su amada hija, sino a muchos otros con distintos padecimientos.

En cuanto a María Gabriella, sus profesores destacan que siempre tuvo grandes curiosidades y mucha entrega, así como el sentido de responsabilidad a flor de piel. Uno de sus profesores hizo énfasis en el talento de María para la física y la química. Al parecer, le bastaba con muy poco tiempo para entender fórmulas, transformarlas lógicamente y resolver cálculos estupendamente.

Tengamos en cuenta que su logro es impresionante, siendo que Brasil es un país con una población enorme, de alrededor de 211 millones de habitantes. Para cualquier persona sería una gran batalla llegar a algo así, por lo que contando con una discapacidad visual debió ser mucho más complejo para ella.

Estos son los jóvenes que llevan la bandera del futuro, y en quienes depositaremos nuestra confianza para resolver los problemas que tenemos como sociedad. Definitivamente es tranquilizador ver que hay chicos así, dedicados al estudio y con aspiraciones muy altas. Además, debemos destacar el apoyo de los adultos, sin el cual no se podría lograr nada de esto.

Nos gustaría que compartas esta historia, para evidenciar la lucha incansable de esta joven y tantas otras, reivindicando a la juventud de hoy en día, a la que muchos consideran perdida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.