No tiene extremidades pero cuida a su madre de 105 años

El amor entre madre e hija es un lazo que jamás nadie puede dañar, debido a que las madres dan el todo por el todo para ofrecer el amor y confianza al ofrecer lo necesario para su desarrollo dentro de la sociedad.

Son muchos los hijos que muestran su agradecimiento a sus padres, cuando más lo necesita tal es caso de una mujer de 75 años quien a pesar de tener una discapacidad motora, cuida a su madre de 105 años y le brinda todo el apoyo en su hogar con mucho detenimiento y entrega.

Su discapacidad motora se presenta a los 10 años de edad, debido a una fuerte enfermedad a causa de cumplir con un tratamiento el tiempo sugerido por el especialista, la consecuencia que se produjo en sus extremidades fue el enrojecimiento y pus, que puso en riesgo su vida por lo cual la única solución fue la amputación, su vida no quedo allí a pesar de ser algo difícil de sobrellevar para una niña de tan corta edad.

Su padre lamentablemente fallece dos años posterior a la amputación. Para desplazarse tuvo que caminar sobre sus rodillas, al tiempo se incorporó el uso de un calzado especial con una duración aproximada de tres a cuatro meses para su uso, lo que se traduce a 200 pares de zapatos.

La hija mayor fue la encargada del cuidado a su madre y tuvo que dejar los estudios para disponer de un tiempo completo, para ella lo más importante es el estar al lado de su anciana madre, ella me dio la vida y me crio, para mi no es un problema el dedicarme a ella.

Esta historia nos da una muestra de esfuerzo que a pesar de su discapacidad lucha por esta junto a su madre y salir adelante, sobrellevando cualquier dificultad.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.