Lo declaran sin vida al nacer y vuelve a la vida tras el abrazo piel con piel de sus padres

Esta es la historia de una pareja que trajo a su hijo a la vida con amor, literalmente. Se trata de David y Kate, quienes esperaban dos bebés ansiosamente.

El parto comenzó prematuramente, así que había algo de preocupación, ya que no es fácil tener mellizos. Fueron un niño y una niña, que vinieron al mundo con poco menos de media hora de diferencia. Sus nombres son Emily y Jamie.

Lo triste de todo esto fue que Jamie nació con graves problemas, no respiraba ni emitía sonidos.

El doctor se acercó a los padres y suavemente les contó la noticia, que fue desgarradora; el niño había muerto.

Automáticamente Kate comenzó a sentirse culpable. Necesitaba hacer algo por su hijo, su cuerpo estaba frío. Tuvo un instinto combinado con amor materno, que la hicieron abrazar a su pequeño sin pensarlo dos veces.

Ambos padres abrazaron al niño, con esperanza de que tuviera signos de vida. Repitieron varias veces su nombre, lo llamaron, no podía irse sin conocer a su hermanita y cuidarla.

Fue un milagro. En ese momento el pequeño abrió los ojos, y comenzó a respirar desesperadamente. Ahí sostuvo el dedo de su mamá.

El calor de estos padres lo había traído a la vida, y todos estaban desbordando felicidad.

Actualmente los hermanos han crecido saludablemente. Además, sostienen un vínculo irrompible, más fuerte que el vínculo normal de hermanos, pues es sabido que los mellizos y gemelos tienen una conexión inexplicable.

Creemos que esta es una historia hermosa y por eso la compartimos. Incluso UNICEF afirma la importancia de que los bebés estén en contacto con su mamá apenas nacer, para que su piel los ayude a adaptarse al entorno y que reciban calor y afecto materno.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.