Mujer de 94 años no deja entrar a nadie en su casa durante 15 años

Cundo la mujer de 94 años, viviera en su departamento no iba a dejar entrar a nadie, ni siquiera a sus hijos, nietos o algún personal sanitario.

Luego de que pasaron 15 años, al fin dejó que entrara la gente y lo que lograron ver allí fue realmente extraño ¿Por qué? Descúbrelo a continuación.

La historia del por qué no dejaba entrar a nadie en su casa

La señora Van Der Berg, tiene 94 años de edad y ha vivido sola mucho tiempo. Ya su esposo había fallecido años atrás y nunca se volvió a casar. Luego nunca invito a nadie a su casa, ni siquiera a ningún miembro de su familia.

Ella les prohibió que entraran en su propiedad, por lo cual durante un tiempo vivió sola. Durante muchas ocasiones, los vecinos de la señora se habían quejado, ya que por las noches había un olor horrible que salía de su apartamento.

Parecía que ella estuviese escondiendo algo detrás de las paredes de su apartamento. La señora Van Der Berg no quería hablar ni ver a nadie y cada vez que los vecinos se iban a quejar por el horrible olor que emanaba de su apartamento, ella les cerraba la puerta en la cara.

Ya parecía que no hubiese nada que hacer hasta que la mujer no podía valerse por sí misma, ahí que su familia decidió enviarla a una residencia de ancianos y fueron a limpiar su casa.

Allí había muchas cosas que limpiar por lo que contrataron a un personal para que se encargara.

Cuando se llevaron a la señora, ella protestó, pero igual había llegado el momento de que los limpiadores se pusieran a trabajar.

Ya cuando abrieron las puertas de su apartamento, esta se encontraba atascada debido a la falta de mantenimiento desde hace muchos años.

El horrible olor que había allí era insoportable. Los limpiadores habían visto muchas cosas mientras realizaban su trabajo, pero un olor  tan desagradable como ese, nunca había sido un problema.

Ellos se taparon la nariz y la boca rápidamente, porque estaba claro de dónde provenía ese olor y no querían correr ningún tipo de riesgo. Se movieron lentamente en el apartamento ya que se encontraba lleno de basura.

El personal comenzó a trabajar rápidamente hasta que escucharon un crujido. Este parecía venir de detrás de las paredes. Con mucho cuidado golpearon la pared donde escucharon el ruido y tenían razón, cada vez que ellos daban un golpe, sonaba de nuevo el crujido.

Por lo que estaban seguros de que había una plaga detrás de la pared. Fueron a buscar el equipo de control de plagas e hicieron un hueco en la pared, por donde escucharon el ruido y colocaron un tubo que tenía pesticida en el agujero para hacer su trabajo.

Luego el personal de limpieza utilizo una linterna para saber que había detrás de la pared, pero no había ratones o ratas como ellos pensaban. Sino que vieron cientos de tortugas una encima de otra, al percatarse de esto, llamaron a una ambulancia de animales.

Esto es porque las tortugas no son consideradas plagas y tenían que estar puestas en libertad. Ellos fueron a ver a la anciana en su residencia, para escuchar la historia y ella les dijo que había encontrado un nido de tortugas terrestres en el parque y se las llevó a su apartamento para cuidarlas.

Esos animales se habían acercado mucho a ella, por lo que no quería dejarlas allí, ellas las alimentaba. Pero cuando se convirtieron en muchas, ella no supo que hacer, por lo que decidió no dejar entrar a nadie en su apartamento.

La ambulancia de animales las recogió todas y las liberó en la naturaleza, sin embargo, le dieron una de las tortugas a la anciana para que la tuviera como mascota.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.