Una niña molesta constantemente al perro: Fijate en la reacción del perro

Una niña y su perro eran muy amigos desde que el animal nació. Ellos dos no se separaban y siempre estaban cuidándose el uno del otro. Esto ocurrió durante años, pero de repente sucedió algo y la niña no quiso volver a ver a su amigo perro.

La niña y su perro

Mandy es un niña de 3 años que junto a su perro Benny habían sido como hermanos, ellos crecían uno al lado del otro. Cuando Mandy dio sus primeros pasos, Benny se encontraba allí y cuando dijo la niña sus primeras palabras, una de ellas fue “Benny”.

Muchos de los amigos que tenía Mandy no tenían perros, así que cuando ella era pequeña, era muy popular entre los niños. Los días de Benny tenían mucha diversión y abrazos. Mandy fue creciendo y ya tenía 3 años, así que poco a poco ella fue teniendo otros tipos de intereses.

Ahora la niña se interesaba en las muñecas y quería jugar con ellas casi todo el día y otra gran parte del día jugaba con una nueva amiga que consiguió llamada Anna que tena 3 años igual que ella.

Era un sábado por la mañana y Mandy estaba jugando con sus muñecas a la comida. Benny ingreso al cuarto y accidentalmente tumbó a una de las muñecas que había. Mandy le gritó “Fuera de aquí Benny”. Sorprendido, Benny se quedó quieto y no se movió.

Al ver que Benny no hacía caso, Mandy se enfadó más y le grito “¡Benny, no quiero jugar contigo!”. Benny se puso muy triste y no sabía qué hacer, no le gustaba que Mandy se pusiera brava pero también sabía que no tenía que tratarlo así.

Mandy fue a la cocina y busco un vaso para llenarlo de agua. Regresó a la sala donde estaba jugando y Benny aún se encontraba allí sin saber lo que pasaba. Mandy se colocó en frente de él y mientras lo miraba le arrojo el vaso de agua en la cabeza.

Rápidamente Benny salió, se sacudió y regresó corriendo a la casa. Cuando este se encontraba en la cocina, vio que sus padres estaban haciendo equipaje para ir a su próximo viaje. Benny esperó hasta que Mandy se fuera al baño y rápidamente tomó a una muñeca, también tomó una bolsa de plástico de un de los armarios.

Benny también tomó entre sus dientes comida del armario y llenó la bolsa con mucha comida, salió de la casa y escondió la comida en un parque que había cerca. Benny se fue de la casa y esperaba que por su partida, Mandy lo empezara a extrañar.

Después de dos días que vivió en la calle, Benny se dirigió a casa de Anna, la mejor amiga de Mandy. Anna estaba jugando en el jardín con su amiga, por lo que Benny tomó su bolsa de plástico e hizo un movimiento.

Cuando Anna pudo reconocer a Benny, se acercaron a él. Benny dejó caer lo que tenía y era una cámara polaroid y la muñeca, de esas que imprimen fotos de una vez. Al principio las niñas comenzaron a darle cariño al perro, pero Benny lo que quería era que jugara con la cámara y la muñeca de Mandy.

La amiga de Anna agarro la cámara y se tomó una foto de Anna con la muñeca, Benny tomó rápidamente la cámara y la foto para echarse a correr rápidamente. Luego de 4 días, Benny volvió a su casa donde la familia lo recibió con los brazos abiertos.

Mandy le dijo que lo había extrañado. Benny agarro la foto y la puso en la cama de Mandy, ella fue a su habitación, la vio y comenzó a gritar. Hasta que fue hacia donde su madre y le dijo que Anna le había robado su muñeca.

Ahora Benny volvía  a ser el centro de atención de Benny, por lo que volvieron a ser amigos inseparables jugando juntos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.