Hombre ahorra monedas de un centavo durante 45 años. Luego las cobra, y el total es increible

En Rustin Origin Bank de Rustin, Luisiana, el personal no va a olvidar tan fácil el día en que un hombre llamado Otha Anders llegó a su sucursal para hacer un depósito muy especial.

Lo especial que tenía era que no estaba haciendo un depósito casual y ordinario, sino que se trataba un depósito de centavos, un montón de centavos, cientos de centavos, miles de centavos.

Los miles de centavos

Anders cuando fue a hacer su depósito tenia tantos centavos en ese momento, que para llevarlos al banco lo tuvo que hacer en una camión, mientras que para llevarlo al local necesita un carro y una carretilla de mano.

Para realizar esta operación conto con la ayuda de 5 amigos y familiares. Las monedas estaban almacenadas en 15 grandes botellas de agua, cada una con una capacidad de 5 galones. Sabía que tener esa cantidad de centavos estaba fuera de lo normal, Anders ya le había advertido al banco antes de realizar la operación.

Anders había decidido hace 45 años comenzar a ahorrar los centavos que tenía, desde que ahorró el primero de ellos, el cual se había encontrado tirado en la calle.  Anders en una entrevista que realizó para The News Star dijo “me convencí de que ver un centavo perdido o caído, era un incentivo adicional dado por Dios que me recordaba que siempre debía estar agradecido”.

Durante años, él fue guardándolos, hasta que en el 2015 supo cuál era el valor total, y estos no se encontraban seguros estando en su casa, ya que era hora de guardarlos en el banco y poder utilizar todo ese dinero para algo productivo.

Anders dejó de gastar centavos por completo, ya que los añadía a su colección. Incluso, organizó todos sus gatos para que le dieran centavos a cambio. “nunca iba a gastar un centavo. Prefiero romper un dólar, antes que un centavo”, él decía.

Cuando las botellas fueron llevadas al banco, el siguiente desafío era como liberarlas de los envases donde estas estaban guardadas. Y la manera más rápida que encontraron fue con un hacha.

Luego de que los centavos fueron recuperados de todas las botellas, ahora la tarea era contarlos. Se utilizaron cubos de plástico para poner los peniques en las máquinas de contar y así hacerlo más rápido y eficiente.

Todos los centavos fueron contados de forma satisfactoria, así que llego el momento que todos querían: Saber cuánto había ahorrado.

La respuesta fue un monto impresionante de 5.136,14 dolores, ni un centavo más, ni un centavo menos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.