Con 85 años fallece sola y virgen por cumplir una promesa a su papá

Una mujer de 85 años murió sola y virgen para cumplir una promesa a su papá. Esta tradición que data de la antigüedad se trata que las familias que solo tuvieran hijas mujeres tenían que cumplir que convertirse en “vírgenes prometidas”, a las cuales se les cortaba el cabello y no era permitido el tener relaciones sexuales y tenían que vivir como si fuese un hombre para no perder el apellido.

Stana Cerovic, fue una ciudadana de Montenegro y fue una de las vírgenes prometidas, que cumplió con la voluntad de su padre, que a pesar que falleció a los 85 años, no dejó ninguna descendencia para preservar la tradición de mantener el apellido de su familia, cumpliendo así con una tradición impuesta.

Esta tradición, se aplicaba en las zonas rurales donde por alguna razón las familias no tenían hijos varones y solo tenían hijas mujeres que trataban como si fuesen un hombre más. Se le conoce como vírgenes prometidas, debido a que deben permanecer solteras y a su vez el cortarse el cabello y dejar a un lado la femineidad, no era permitido el mantener relaciones sexuales y no contraer matrimonio.

En el caso de Stana, ella tenía dos hermanos varones, que fallecieron y por esta razón ella prometió a su padre salvar el apellido y nunca casarse.

La mujer que permaneció toda su vida soltera, además tuvo que cortarse el cabello, vestir como hombre y además tenía prohibido tener relaciones.

Aunque ella tenía dos hermanos varones, ellos fallecieron, por lo que le prometió a su padre salvar su apellido y nunca casarse, esto para continuar con la tradición. Siendo la última virgen prometida Stana, si una mujer salía a un bar o votar tenía que actuar como un hombre, en la actualidad estas reglas han perdido vigencia y se ven obsoletas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.